sbado, 04 de diciembre del 202104 de dic del 2021

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2021 TZMG Media.

Exhortan a no sobreexponer a menores en internet

Para no ser víctima de acoso, ciberbullying, phishing y otros ciberdelitos, exhorta académica de la Universidad de Guadalajara (UdeG) a no sobreexponer a menores en internet, y es que son las niñas, niños y adolescentes quienes más pasan largos ratos navegando por la red.

TikTok, YouTube, Instagram… en fin no importa la app si se trata de ser influencer, pero, ante el crecimiento exponencial de los contenidos audiovisuales, alguna vez te haz preguntado ¿Quién ve los contenidos que tus hijos suben a internet?.

A decir de Catalina Pérez González, profesora investigadora del departamento de Psicología Básica y directora del Centro de Investigación y Evaluación Psicológica del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), las niñas, niños y adolescentes se exhiben sin ningún tipo de control o restricción, y en muchas ocasiones son sus propios familiares quienes los colocan ante una situación de máxima vulnerabilidad.

“Lamentablemente hay personas que observan y que tienen tendencias pedófilas, mismos que ven en estos contenidos una mina de oro porque han sublimado el no tener contacto con el menor pero si, lo que encuentran en las redes sociales les ha llevado a que con ver imágenes, con verlos bailar puedan estimularse sexualmente”.

La académica agregó que los menores se exhiben con el consentimiento de sus padres o tutores ya que no visualizan riesgo real y que no consideran que detrás del espectador, puede existir la posibilidad de que se identifique al menor y que esté pueda tener un proceso de abducción, secuestro, trata de personas o bien de que la información pueda ser utilizada para fines eróticos.

“Internet es un medio muy inseguro y no se percibe la inseguridad, se tiene poca conciencia de la cultura en medios digitales, debemos tener en claro que los niños también son replicadores de lo que hacen los adultos, a veces se toma como si lo publicado fuera algo de broma, como si fuera chistoso, pero lamentablemente hay muchos riesgos en la vida digital”.

Pérez González también invitó a no hacer memes, stickers, ni publicar contenido que pueda ridiculizar a los menores pues a corto y mediano plazo podrían desencadenar casos de acoso, ciberbullying, daños en su autoestima, conductas inadecuadas, violentas, antisociales, que también pueden llevar a situaciones como deserción escolar, y hasta el suicidio.

Mateo es un niño de nueve años de edad, como muchos de sus amigos, aspira a ser influencer, le gustan los videojuegos. Debido a la situación de salud por el COVID-19 y a que dé algún modo tiene que “matar el tiempo”, su consumo en redes sociales y las horas conectado en línea para platicar o jugar con otras personas se multiplicó.

A su corta edad, Mateo ya sabe que detrás de la pantalla hay personas que tienen malas intenciones y se aprovechan de la inocencia de niñas y niños que solo buscan divertirse y pasarla bien jugando con amigos de otras partes del mundo.

“Vi que comenzaron a aparecer varias notificaciones de mensajes, por curiosidad entre a revisar el chat del juego del niño, mi hijo tenía conversaciones con algunos compañeros de su escuela, fui leyendo y más abajo encontré que texteaba con niños, se supone, de otros países, sin embargo un usuario en especial llamó mi atención”, detalló Isabel, madre de Mateo.

La conversación parecía ser amigable, de hecho había muchos tips para pasar las misiones, su instinto la llevó a revisar el historial del chat, Isabel quedó horrorizada, pues aquel usuario le escribía a su hijo frases incitadoras de índole sexual, le daba instrucciones de en qué momento del día, cómo y dónde tocarse “para sentirse bien”, algunas veces le sugería que se hicieran videollamada, o que cuando se tocara, luego le contara cómo lo había hecho, eso si, era un secreto de gamers.

Isabel, rápidamente indagó y dio conque aquel usuario que se hacía pasar por un niño de 11 años, escribía desde lo que parecía ser Chile, naturalmente eliminó la cuenta del juego, castigó el celular y cualquier dispositivo electrónico, excepto para las clases a distancia.

En caso de detectar situaciones dónde se presuma la comisión de algún ciberdelito, la Fiscalía Estatal de Jalisco cuenta con área especializada en dónde se puede solicitar orientación o bien levantar la denuncia correspondiente.

Algunas de las recomendaciones para evitar ser víctima de ciberacoso y otros delitos son:

• Activar la seguridad y privacidad de las cuentas

• Mantener control sobre contactos y solicitudes que se aceptan

• Evitar exponer información personal de manera pública

• Utilizar programas antivirus en los dispositivos

• Activar herramientas de control parental, bloquear y filtrar contenidos inadecuados

• Revisar el contenido de videojuegos y aplicaciones que los menores frecuentan

• Platicar con las niñas, niños y adolescentes sobre las apps y sitios web, y lo más importante, alertarlos sobre la inseguridad digital.

Isela Ibarra


Te puede interesar: Declaran culpable a Joao Maleck por homicidio culposo