mircoles, 01 de diciembre del 202101 de dic del 2021

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2021 TZMG Media.

Cierra el Penal | Eduardo González

En 1993 fue inaugurado el Centro Federal de Readaptación Social Número 2, conocido como CEFERESO de Puente Grande.

A lo largo de 27 años, se fueron entretejiendo varias historias que conformaron los derroteros del penal y su población recluida. Fue una historia de claroscuros, asesinatos, fugas, corrupción, hubo de todo.

Esta semana, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, tomó a todos por sorpresa al anunciar que el CEFERESO cerrará sus puertas y su población detenida, será reinstalada en otros penales federales, así como el personal administrativo y operativo.

Autoridades estatales, familiares de los internos y empleados del penal no tienen certeza sobre el futuro inmediato de los reclusos.

Es cierto que el desmantelamiento del penal había sido paulatino, pero el gobierno de Jalisco no estaba enterado del cierre que anunció esta semana el gobierno federal.

Si bien, las razones de la 4T para cerrar el penal, tiene que ver con el cumplimiento, dicen ellos, de los estándares de calidad para la reinserción social, no queda del todo claro por qué cerrar el penal y no mejorar las medidas para la reinserción social de los internos dentro de Puente Grande.

Por otro lado, quedan algunas preguntas sin respuesta, ¿Qué pasará con el inmueble? ¿Será reutilizado? ¿Lo rehabilitarán? ¿Funcionará otra vez como penal? No lo sabemos aún.

También pesa en el ambiente la relación no tan cordial, entre el gobierno del estado y el gobierno federal para, quizá, entender también la decisión tomada.

El impacto por el cierre de Puente Grande toca varias aristas: de seguridad, en el traslado de los actuales reos y quienes puedan ser detenidos en el futuro. La pérdida de empleo para cientos de personas que llevaban años trabajando en torno a las dinámicas del penal, sean los despachos jurídicos locales o los empleados de la prisión misma, el aumento en el gasto de los familiares, para continuar con los procesos de sus internos, ya que tendrán que ser trasladados a lugares donde serán reasignados estos internos.

Esperemos que los impactos negativos del cierre de Puente Grande, sean compensados con mejores procesos de reinserción social, para la población detenida, si eso llega a suceder, habrá valido la pena la decisión del gobierno federal.

 


Te puede interesar: Fecha Relevante | Eduardo González