martes, 18 de enero del 202218 de ene del 2022

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2022 TZMG Media.

Denuncian que bache se está comiendo casas en Tlaquepaque 

Desde hace un año, los vecinos de la colonia Nueva Lázaro Cárdenas, en el municipio de Tlaquepaque, padecen las de caín, pues poco a poco sus casas se están hundiendo. 

Según lo denunciado por los habitantes del lugar, hace aproximadamente un año, una fuga de agua provocó que se hiciera un gran socavón, en el cruce de Grecia y República, el cual se “comió” a un vehículo; en ese entonces sacaron el auto y acudió el SIAPA  a reparar el hundimiento.  

Sin embargo, desde ese acontecimiento, las casas de la zona se han hundido poco a poco y aunque a simple vista la calle se ve normal, las azoteas se comienzan a ver inclinadas, también se nota en  las puertas y ventanas que se han descuadrado y ya no cierran, además se ven cuarteaduras en las paredes. 

La finca más afectada es la más cercana al bache “reparado”, y aunque está apuntalada, pudimos constatar que las paredes están completamente agrietadas, las puertas están caídas y desde el techo se observa una gran inclinación de la bóveda, señal de que la tierra “se la está tragando”. 

“Pusieron una llave, pavimentaron y no quedó bien; yo estaba en Sinaloa y me avisaron que estaba un hoyo en mi casa y el carro estaba adentro, entonces yo vine y encontré ya aquí a toda la gente” narró María de la Cruz Morales, propietaria del auto y la finca dañada. 

 

Desde ese entonces, María de la Cruz se ha visto desprotegida, pues nadie se hace responsable de los daños ni de su vehículo, ni de su casa e incluso paga renta, pues no quiere “un día morir aplastada”. 

A este temor, poco a poco se han unido los vecinos de las casa aledañas, pues también comienzan a sufrir los estragos de ese “bache” en sus viviendas y en las calles, pues en toda la colonia se observan grietas en el pavimento y socavones.

A pesar de que aseguran que en múltiples ocasiones han denunciado al SIAPA, al ayuntamiento y a los bomberos, las dependencias han hecho caso omiso y temen ser comidos por la tierra, como en Puebla. 

GM