Miercoles, 07 de Abril del 2021

Noticias

Escasez de agua, consecuencia del retraso histórico en su cuidado: Académico

La escasez del agua no solo es consecuencia de la reducción de masa forestal, del cambio climático, de la exagerada urbanización, tampoco del desperdicio del vital líquido de al menos 30 puntos de mantos acuíferos de la metrópoli, de los miles de litros de lluvia que no se captan, sino del retraso histórico en el cuidado del agua, así lo señaló para este medio, Arturo Gleason Espíndola, profesor investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG). Se advierte que la entidad también carece de sistemas de medición del agua en las cuencas y por tal motivo se desconoce la situación real con precisión y en tiempo real.

Fue este 1 de marzo que el Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) anunció que ante el cierre de las compuertas de la Presa Calderón, en coordinación con los ayuntamientos de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), estarían realizando la implementación de un plan de redistribución de agua potable con el fin de garantizar su abastecimiento y que como resultado afectaría el servicio en más de 200 colonias de la zona norte y oriente de la ciudad durante los próximos meses.

Para el investigador el problema de fondo tiene que ver no solo con el descuido sino con que “ni el estado ni la federación tienen un sistema eficaz de medición de agua preciso, exacto ni en tiempo real” y por ello no se sabe la cantidad de agua de la Presa Calderon, el Zapotillo e incluso del Lago de Chapala.

“Sí observamos mayor sequedad en el ambiente, sí se observa una merma pero creo que el problema no es solamente en la falta de lluvia, es también en la pésima administración del agua que tenemos como tapatíos”, destacó.

El investigador resaltó que “en estos momentos se están tirando en más de 30 puntos de la Zona Metropolitana, un metro cúbico por segundo de agua de los manantiales, en el Cerro del Cuatro, San Rafael, el Dean, el parque Tucson”.

Si bien, el académico no descalifica que exista la merma en la cantidad de agua por la escasez de lluvia, destacó que de 300 millones de metros cúbicos al año que caen en Guadalajara anualmente, el 60 por ciento se va a los drenajes.

“180 millones de metros cúbicos se están yendo a los drenajes y no hay una política de captura, aprovechamiento, infiltración, retención, o almacenamiento masivo en casas, en hoteles, en plazas comerciales, no hay, ¿por qué no se dice eso?”.

Gleason Espíndola fustigó que los gobiernos deben apostar por la educación y la organización para el cuidado del agua pues no habrá solución al problema por la escasez del vital líquido que se resuelva con presupuesto.

En una búsqueda en el portal del Sistema Nacional de Información del Agua (SINA) no se localizaron resultados sobre la situación de la Presa Calderon, lo que refuerza la versión del investigador con relación a la falta del monitoreo de la calidad y cantidad de agua.

Isela Ibarra