Miercoles, 07 de Abril del 2021

Noticias

Agua turbia distribuida en ZMG traerá riesgos a salud pública: académicos

Que el agua turbia distribuida en la ZMG traerá riesgos a la salud pública debido a la presencia de metales pesados, emergentes, exceso de cloro, coliformes totales, coliformes fecales y E. coli, así lo señalaron académicos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) quienes anticiparon se sumarán a la revisión de la situación del agua potable en colonias de la metrópoli.

A seis meses de que se sospechara y se pusiera en duda la calidad del agua que llega a los hogares en más de 100 colonias, investigadores de la UdeG se sumaron a la exigencia de vecinos, quienes constantemente han hecho pública su preocupación por el posible impacto negativo que pudiera tener el vital líquido en la salud pública.

Alicia Torres Rodríguez, responsable del cuerpo académico Agua, Medio Ambiente y Sustentabilidad cuestionó a la autoridad competente encargada de la distribución del agua en Jalisco, “¿por qué si se tiene un organismo operador de agua potable, por qué no se tiene agua de calidad?”.

“El principal problema que tiene nuestra planta y nuestra agua que nos llega a la casa es derivado de la fuente porque son aguas de desecho, nuestro abastecimiento de agua para consumo humano es agua de desecho, no es agua de manantial, incluso en las aguas del pozo ya también están mostrando altos niveles de contaminación”, señaló.

La académica indicó que las fuentes de abastecimiento están fuertemente contaminadas con varios metales pesados y que a esto se suma la presciencia de metales emergentes, los cuales están fuera de norma y que son contaminados por la industria, por el sector urbano y por el sector agropecuario.

Las fuentes de abastecimiento de donde proviene la distribución del vital líquido para el Estado son el Lago de Chapala, el Río Santiago y la Presa Calderón. Las plantas potabilizadoras y de donde se deriva el agua están en Miravalle, Las Huertas y San Gaspar.

Torres Rodríguez agregó que las plantas de tratamiento no están construidas para tratar metales pesados, y que si acaso solo trata procesos simples, primarios y secundarios, y que a esta situación se le suma la infraestructura general en mal estado, la falta de presupuesto para las reparaciones, lo obsoleto del propio sistema y de paso el déficit en la capacitación del personal de las dependencias como la Secretaría de la Gestión Integral del Agua (SGIA), el Siapa, la Comisión Nacional del Agua, entre otras.

A los problemas de la red de distribución le sumaron factores externos, por ejemplo las obras, construcciones y los acueductos, los nuevos pasos a desnivel, la obra de la Línea 3 del Tren Eléctrico, los temblores, las constantes lluvias, la movilidad intensa y que se tiene un tipo de suelo muy permeable.

Como parte de las aportaciones, se encontró que en al menos 148 colonias ubicadas en las inmediaciones del trazo de la nueva vía del Tren Ligero presentan los problemas más graves en la situación del agua.

Por su parte Antonio Rocha Santos, responsable del cuerpo académico de Sistemas Jurídicos Contemporáneos y Derechos Humanos señaló que se sumarán a los estudios e investigaciones de la Universidad de Guadalajara, así como a la preocupación de vecinos quienes, de forma particular, muestrearon agua y encontraron además de bacterias, exceso de cloro, turbiedad y malos olores y que esto podría traer incluso problemas dermatológicos y renales como los ya conocidos en la Poncitlán, Chapala y el Salto.

Juan Pablo Rojas Ramírez, integrante del Cuerpo Académico Agua, Medio Ambiente y Sustentabilidad, resaltó que a pesar de que hay organismos con distintas responsabilidades para atender la problemática del agua, no hay suficiente información y que son los propios habitantes afectados quienes con desconocimiento se han tenido que dar a la tarea de encontrar respuestas.

“Por obvias razones tenemos que hay presencia de turbiedad y después en estudios de laboratorio tenemos que hay de mil 700 miligramos por litro de agua de microorganismos, es decir que vamos a ser coliformes totales, coliformes fecales y E. coli y esto representa una advertencia de salud pública”.

Añadió que en corto plazo se comenzarán a presentar problemas gastrointestinales entre la población receptora del agua turbia y que las colonias en el centro, oriente y sur de la ZMG son las más comprometidas.

José Antonio Gómez Reyna integrante del Centro de Estudios del Observatorio Social señaló que difiere de las voces de funcionarios públicos ya que el agua sucia que se ha estado distribuyendo no es apta para consumo humano y que incumple con la Norma Oficial del Agua número 127.

Isela Ibarra