jueves, 11 de agosto del 202211 de ago del 2022

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2022 TZMG Media.

GDL y el Tren | Nacho Dávalos

Guadalajara está estrenando. Después de años de espera, retrasos y cambios de presupuesto que incrementaron el costo; finalmente la Línea 3 del Tren Ligero está terminada y lista para transportar a miles y miles de tapatíos desde Tonalá hasta Zapopan.

Las ciudades más importantes del mundo, por lo menos aquellas en donde hay una actividad económica y cultural del tamaño de la de Guadalajara, cuentan con una red de metro que facilita el traslado de sus habitantes de manera rápida y segura. Sin embargo, hace 25 años los gobernadores de Jalisco decidieron que ellos no iban a apostarle al Tren Ligero.

Alberto Cárdenas, Francisco Ramírez Acuña y Emilio González Márquez consideraron que era importante facilitar la movilidad… pero de los coches. Así nació el nodo vial Colón, el Puente Atirantado y se quedaron cerca de construir la llamada Vía Exprés, un proyecto que consistía en una vía exclusiva para los automotores que iría desde Avenida Aviación hasta la carretera a Chapala, en donde los automovilistas tendrían que pagar de su bolsa para circular por ella.

En cuestión de transporte público, nos dejaron el Macrobús de la Calzada Independencia, con todas sus deficiencias y, por cierto, con una concesión que quedó en manos de la Alianza de Camioneros.

Mientras todo esto pasaba, el mundo seguía avanzando. La Ciudad de México, por ejemplo, siguió creciendo hasta tener hoy en día 12 líneas de metro. Pero bueno, casi un cuarto siglo después, Guadalajara empieza a ponerse al día. Desde este fin de semana podemos usar la Línea 3 , proyecto impulsado por Aristóteles Sandoval… y, de acuerdo a lo anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en 2024 podríamos estar estrenando la Línea 4, que conectaría al municipio de Tlajomulco.

Hay que cruzar los dedos para que la difícil relación entre el presidente y el gobernador, Enrique Alfaro no se rompa; que las disputas electorales que se vienen en 2021 no tiren por la borda este buen proyecto. Solo así, nuestro sistema de transporte público tomará ritmo de nueva cuenta: un sistema accesible, seguro y confiable… Nos lo merecemos y, como ciudadanos, tenemos que exigirlo a nuestros gobiernos.


Te puede interesar: AMLO: 2do Informe | Nacho Dávalos