martes, 07 de diciembre del 202107 de dic del 2021

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2021 TZMG Media.

Búscaran aumentar penas para abusadores de niñas y niños

Tras los hechos ocurridos en contra de una menor en el municipio de Puerto Vallarta, buscarán aumentar penas para abusadores de niñas y niños mediante la reforma al Artículo 142 A del Código Penal de Jalisco, el cual trata de corrupción de menores.

A través de la iniciativa “Las niñas y los niños no se tocan”, el diputado promotor, Javier Romo Mendoza dijo que pretende aumentar la penalidad de cinco a nueve años de prisión y que las multas económicas se eleven de 17 mil 376 a 86 mil 880 pesos, para sancionar la inducción de cualquier acto de naturaleza sexual independiente de que el sujeto pasivo del delito muestra una inclinación o hábito.

“El Código Penal del Estado dispone en su Artículo 142 A que comete corrupción de menores la persona que facilite, provoque o induzca y promuevan en una persona menor de edad, o que no tenga la capacidad de comprender el significado del hecho, el hábito de actividad sexual, así como mendicidad, consumo de alcohol, drogas o sustancias similares, o la comisión de cualquier otro delito. Y ahí esta el punto, nuestro Código Penal establece que el delito se genera cuando se crea el hábito», señaló.

Añadió que la mendicidad y la adicción a sustancias, por su propia naturaleza si exigen la comisión continua del acto, sin embargo el inicio de la práctica sexual no debería exigir su hábito, dado que a diferencia de los ejemplos anteriores el acto sexual desde su inicio vulnera de forma irreparable la libertad sexual y el libre desarrollo de la personalidad de la persona violentada.

“No podemos seguir permitiendo que en este sentido legaloide, algún juez o alguien con algún criterio y quizás falta de sentido común y de sensibilidad se permite decir que el acusado no causó un delito por el hecho de que la niña no sintió placer o no se generó un hábito”, culminó.

Ademas, se establece una penalidad mayor que va de los 10 a los 12 años de prisión. En caso de que el resultado del abuso propicie un hábito en el menor, la misma pena se aplicará a sujetos con reiteración de la conducta.

Isela Ibarra