mircoles, 09 de noviembre del 202209 de nov del 2022

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2022 TZMG Media.

Nueva norma de seguridad haría que los autos en México sean más caros

La nueva norma que establece que todos los automóviles que se vendan en México deberán contar con dispositivos de seguridad como bolsas de aire y frenos ABS, provocará que los precios de los vehículos puedan tener un incremento, según analistas.

La norma NOM-194-SCFI-2015, marca como fecha límite el 2019 para que todos los vehículos que se comercialicen en nuestro país cuenten con estándares más altos de seguridad, lo que según especialistas, tendrá un impacto de entre un 3 y 7 por ciento en el costo de la manufactura de cada unidad, por lo que el precio final al consumidor crecería para absorber esta alza.

Esto afectaría directamente a ciertos modelos que actualmente son económicos, y que no ofrecen estas medidas de seguridad. Haciendo un ejercicio hipotético, el Nissan Tsuru que hoy en día cuesta 141 mil 300 pesos, pasaría hasta los 151 mil, esto lo haría más costoso y perdería terreno frente a modelos de precios similares como el Volkswagen Gol, que actualmente cuesta 154 mil 300 pesos, en su versión con bolsas de aire y frenos ABS.

Pese a que el incremento de precios no será inmediato, ya que las armadoras tiene tres años para que todas sus unidades cumplan con la normal, uno de los escenarios más viables es que la instrucción de estas medidas de seguridad sea escalonada, por lo que algunos modelos podrían ver incrementado su costo antes de 2019.

En México, existe el fenómeno que se venden muchos autos incluidos en la lista de Latin NCAP como algunos de los más inseguros, y aún así son de los más vendidos gracias a su precio accesible.

Marcos Pérez, director de desarrollo tecnológico en Ford de México, señaló que esto emparejará la competencia, ya que ellos por ejemplo en su modelo más económico, Figo, tienen bolsas de aire y frenos ABS en todas las versiones, por lo que es un auto de entre 20 y 30 mil pesos más costoso que los modelos contra los que compite.

La norma que se aprobó, si embargo está lejos de los estándares internacionales de seguridad y salud.

«Es muy triste que México no esté siguiendo este camino. Esto es un error grave y una pérdida de oportunidad de promover esta tecnología que salva tantas vidas y que ayuda a evitar siniestros y puede prevenir lesiones mortales o graves a miles de ciudadanos mexicanos», señaló el secretario general del Programa de Evaluación Global de Vehículos Nuevos (Global NCAP), David Ward.

La Organización Mundial de la Salud, recomienda que los vehículos cuenten con siete aspectos de seguridad, de los cuales la nueva norma mexicana no atendió cuatro: sistema de control de estabilidad, sistema de retención infantil, anclajes y tipo de cinturones de seguridad y protección a peatones.

Además de que no deja claro cuál será el organismo rector encargado de revisar que esta regulación sea aplicada.