mircoles, 29 de junio del 202229 de jun del 2022

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2022 TZMG Media.

¿Qué es el «nuevo» impuesto a gasolinas para 2016?

En 2016 los precios de las gasolinas se liberarán, y ante ello el gobierno federal impulsa en la Miscelánea Fiscal del año entrante un impuesto para gasolinas lo que impediría que los precios que paga el consumidor final realmente sufran una baja considerable.

En septiembre pasado la Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció que sería el año entrante y no en 2018 cuando se libere el precio de los combustibles en México, lo que en teoría significaría que se pagarían precios más baratos por gasolinas en nuestro país, ya que se éstos se volverían volátiles y no fijos como estamos acostumbrados actualmente.

La semana pasada la Cámara de Diputados propuso un gravamen de 4.16 pesos para la gasolina Magna, 3.52 para la Premium, 4.58 para diesel y 3.52 para combustibles no fósiles como etanol, el cual es conocido como Impuesto Especial sobre Producción y Servicio (IEPS).

Estos impuestos no significan necesariamente un aumento en el precio de la gasolina, ya que para 2016 los precios serán variables, dependiendo de varios factores como la entrada a nuestro país de nuevas empresas gasolineras, o incluso el aumento o decremento en el valor del barril de petróleo.

De tal forma que al final del día habría ocasiones en que pagues más de lo que actualmente pagas por el litro de gasolina, y otras veces pagarás menos, sin embargo el gobierno federal siempre obtendrá la misma cantidad de ingresos, por concepto de estos impuestos, sea cual sea el precio final que pague el consumidor.

Esto quiere decir que este aumento no necesariamente pasa a sumarse al precio actual de la gasolina, sino que a partir de 2016 el precio será variable, como pasa en países como Estados Unidos donde los precios cambian incluso de un día para otro.

Este impuesto sin embargo presupone que no habrá una baja demasiado considerable en el precio final de gasolinas, aunque es importante señalar que tampoco sugiere que tengamos que pagar hasta 17.09 pesos por litro de gasolina Magna como muchos están especulando.

Lo que supone este impuesto es que la gasolina no baje su precio a como actualmente se oferta.

Raúl Feliz, especialista del Centro de Investigación y Docencia Económicas señaló en una entrevista para Publímetro que “si baja el el precio internacional, tendremos precios más bajos –independiente del impuesto especial por el tipo de gasolina que compremos–, pero si suben por factores externos como una baja en los inventarios por un crudo invierno, podríamos llegar hasta el doble del costo actual”, puntualizó.

La medida fue aprobada en la Cámara de Diputados, y actualmente se encuentra en el Senado para su discusión.