martes, 16 de abril del 202416 de abr del 2024

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2024 TZMG Media.

De “estrella de la muerte” a zona de bajas emisiones

En el centro de Guadalajara, era conocida como “la estrella de la muerte” la confluencia de avenida 16 de Septiembre con las calles Leandro Valle y Libertad, así como Ramón Corona. Este jueves se anunció su transformación a “la primera zona de bajas emisiones de todo México y América Latina”.

La intervención inició a mediados del año pasado y ahora está concluida la obra y renovada la imagen de esta parte de la ciudad.

Se instalaron 287 luminarias, 346 árboles y se intervinieron casi dos kilómetros de vialidades, así como de renovación hidráulica, cableado e infraestructura urbana.

Además, se anunció que de las 77 rutas del transporte público que ahí confluían, solamente permanecerán 20, mientras que los retornos de las 57 restantes se reubicarán a cinco cuadras a la redonda.

Diariamente, alrededor de 123 mil usuarios de transporte público transitan por la zona para abordar y bajar de unidades en ese polígono, según información oficial.

“Hay que bautizar esta obra para cambiarle el nombre de como antes le decían, hay que pensar el nombre, la estrella tapatía, la estrella de Alcalde, que la gente decida, pero que esa historia que se reflejaba el nombre con el que se conocía este lugar sea solo una anécdota que logramos dejar atrás para construir la Guadalajara del futuro”, señaló el gobernador, Enrique Alfaro Ramírez.

Las obras contaron con el apoyo de la embajada británica y del grupo de liderazgo climático denominado C40, donde ciudades de todo el mundo unen esfuerzos para realizar acciones que mitiguen el calentamiento global causado por el alza de la temperatura del planeta.

Te puede interesar: Se mantiene Jalisco entre los estados con la gasolina más cara del país: IIEG

Sarah Arboleda, Jefa de Implementación del programa UKAID CAI para América Latina de C40 Cities, reconoció que esta primera zona de bajas emisiones en todo México contribuirá en un futuro a corto plazo a reducir hasta el 92 por ciento de las emisiones contaminantes que se generaban en la zona antes de las obras realizadas en el polígono Ramón Corona.

“Por lo tanto, la buena noticia, es que con el establecimiento de esta zona baja en emisiones se espera, por un lado, aumentar el 20 por ciento la disponibilidad de los espacios peatonales, mejorar en un 40 por ciento la accesibilidad de medios de transporte limpio a las zonas de bajas emisiones, aumentar un 60 por ciento el acceso a comercios, servicios y otras actividades por parte de los usuarios, y unos datos muy importantes por supuesto, es que al consolidar esta zona al 2030 se puedan reducir en un 90 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero, y en un 92 por ciento las emisiones de carbono negro, y entre 89 y 99 por ciento las emisiones de material particulado que son las causantes de enfermedades en las poblaciones más vulnerables” comentó.

Jon Benjamin, Embajador Británico en México, indicó que ésta es la primera zona oficial de bajas emisiones, en el país y todo Latinoamérica.

El alcalde interino de Guadalajara, Francisco Ramírez, indicó que el diseño de este proyecto reduce la posibilidad de que el error humano acabe con la vida en esta zona, ya que durante los últimos años la ciudad ha vivido los cambios más importantes en su historia.

El director de Obras Públicas de Guadalajara, Francisco Ontiveros, detalló que después de intervenir profundamente las calles Ramón Corona, Comercio, Ferrocarril, Libertad, Colegiales, Leandro Valle, Nueva Galicia, San Fernando, en todo el perímetro que comprende desde la Avenida Revolución, la Calzada Independencia, Avenida La Paz y Paseo Alcalde, hoy la zona cuenta con una morfología urbana de primer mundo.

La inversión para esta obra fue de 125 millones de pesos (mdp).

MHF


Nota relacionada: Así el recuento sobre renovación del transporte en Jalisco

You cannot copy content of this page