martes, 07 de diciembre del 202107 de dic del 2021

Todos los derechos reservados, propiedad intelectual ©2021 TZMG Media.

Las tres muertes de Marisela | Susana Ochoa

Marisela Escobedo es la historia de una mujer que luchó contra un sistema que atenta contra nuestras vidas, especialmente contra las de las mujeres. La guerra contra el narcotrafico de Felipe Calderon fue también una guerra contra las mujeres en este país.

Así lo cuenta la historia de “Las tres muertes de MaMarisela Escobedo es la historia de una mujer que luchó contra un sistema que atenta contra nuestras vidas, especialmente contra las de las mujeres. risela Escobedo”, un documental nos narra la tragedia de las muchas de nuestro país todos los días.

La de una madre que luchó para hacer justicia a su hija Rubí, asesinada por su pareja. Una madre que realizó su propia investigación, que marchó, que no descansó y que finalmente fue asesinada a las afueras del Palacio del entonces gobernador, Cesar Duarte, en Chihuahua.

A Marisela la mataron cuando Rubí fue asesinada, la mataron cuando los jueces dejaron libre al asesino a pesar de la contundente evidencia; a Marisela la asesinaron cuando los policías dejaron escapar al culpable para ellos pedir la recompensa.

Este documental es un retrato de las muchas caras de este país: las del privilegio de quienes pueden acceder a la justicia o del martirio de lidiar con las instituciones y el estado cuando eres víctima de un delito. Es también un retrato de las violencias que viven las mujeres: en manos de sus parejas, en sus casas, en las calles.

Pero también es la historia de amor y de lucha de las madres de este país que buscan sin descanso. De las familias que les acompañan.

Nuestro país merece un movimiento de empatía, de rabia, de indignación y de acompañamiento a quienes lo han perdido todo.

A la memoria de Marisela le debemos ver su historia. Contarla. Llevarla a nuestras casas. Este documental merece ser visto, para que cuando tomemos las calles dejen de preguntar ¿por qué están tan enojadas las mujeres?


Te puede interesar: Mitos sobre la desigualdad | Susana Ochoa