Miercoles, 27 de Enero del 2021

Noticias

Buscarán permitir donación de órganos en Jalisco sin autorización de terceros

Diputados de Congreso Local buscan modificar la Ley de Salud en Jalisco para permitir la donación de órganos, sin que sea necesaria la autorización de familiares o terceros; así como que todas las personas al morir sean donantes a menos que en vida se estipule lo contrario.

La propuesta llevada a cabo por Edgar Enrique Velázquez González, y Héctor Pizano Ramos, también incluye el principio de reciprocidad utilizado en legislaciones internacionales, además de que implicaría modificación a la legislación local y el exhorto al Congreso de la Unión para fortalecer la cultura de donación en todo el país.

Velázquez González afirmó que esta propuesta no será discriminatoria y que será un paso vanguardista en la ley de Salud.

“De aprobarse esta modificación, se solventarían las dificultades legales que ocurren frecuentemente con los familiares o deudos de aquellos registrados como donantes, y quienes al oponerse al proceso, interfieren con la voluntad del difunto”, aseguró.

La iniciativa  establece que quienes decidan no ser donantes, lo hagan en una forma expresa para que el Estado haga una gran difusión de aquellos ciudadanos que decidan no querer donar.

Respecto al principio de reciprocidad, éste consistirá en que cuando exista una urgencia o razón médica para asignar un órgano,  el hecho de no ser donante deberá tomarse en cuenta para priorizarlo respecto del que sí lo está, sujetándose estrictamente a las bases de datos hospitalarios institucionales, estatales y nacionales.

Cabe destacar que una persona viva puede donar hasta nueve órganos, mientras que una persona fallecida, puede donar hasta 11. Según datos oficiales, Jalisco cuenta con 74 programas autorizados de trasplante, lo que posiciona el estado entre los primeros lugares a nivel nacional.

De cuerdo al Boletín Estadístico Informativo del Centro Nacional de Trasplantes, en 2019, 48 personas fallecidas pudieron ser donadores pero no lo fueron, lo que representó 558 oportunidades perdidas para mejorar las condiciones de vida de personas en espera de órganos.

IA