Martes, 15 de Septiembre del 2020

Noticias

Aplazan hasta el próximo año restricción de bolsas de plástico

La restricción de bolsas de plástico de un solo uso en Jalisco, será hasta el próximo año.

La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) amplió el plazo en la Norma Ambiental Estatal (NAE), con el fin de que los fabricantes migren a materiales reutilizados o compostables.

Aunque estaba previsto que entraran en vigor este año, las multas en la materia tampoco comenzaron, pues ninguno de los 125 ayuntamientos ha hecho modificaciones en sus reglamentos.

Ana Beatriz Marín Maisterra, jefa de la Unidad de Gestión Integral de Residuos de la Dirección de Medio Ambiente del Gobierno tapatío, informó que las sanciones económicas se podrían aplicar hasta 2021, una vez que la Semadet tenga el padrón de productores que cumplen con la norma y hayan ajustado la regulación municipal.

Además, la Cámara Regional de la Industria de Transformación (Careintra) en Jalisco, reprochó que no cuentan con información de los lineamientos que regirán la operación de la Ley Estatal de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente del Estado de Jalisco, que a partir del inicio de este 2020 cambia respecto al uso de bolsas de plásticos y popotes.

No obstante, en la Ciudad de México desde el primer día de este 2020 entraron en vigor las nuevas reformas a la Ley de Residuos Sólidos, en la cual prohiben la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico desechables.

No se va a permitir que se comercialice, ni que se distribuya, ni que se le entregue al consumidor una bolsa de plástico desechable, llámese un sitio de venta como papelería, zapatería, tienda departamental, por eso el principal vigilante será el consumidor”, aseguró Andrée Lilian Guigue Pérez, directora General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema).

Guigue Pérez recordó que en la Ciudad de México se generan alrededor de 13 mil toneladas de basura diarias, de las cuales ocho mil 600 son enviadas a rellenos sanitarios y sólo mil 900 se van al reciclaje.

Ante estas cifras, la funcionaria dijo que sostuvieron reuniones y encuentros con representantes de la industria para abordar esta problemática y posibles soluciones, lo que derivó en esta prohibición.

Karla Victoria Rodríguez